El espacio: elemento clave para motivar a los empleados

Ambient d'oficina

Por norma general, un empleado está en su lugar de trabajo durante un tercio de su jornada. Y es muy diferente desarrollar el trabajo en un lugar donde se está bien más que en un sitio donde no se está a gusto. Al fin y al cabo, un buen clima laboral favorece el bienestar del equipo de trabajo y en consecuencia facilita una mejor productividad.

Entre otros factores, un diseño de la oficina que sitúe a la persona trabajadora en el centro será clave para aumentar su motivación. En este post os damos algunos consejos para transformar vuestra oficina en un espacio donde el equipo de trabajo se sienta completamente motivado, una relación confirmada por organizaciones como la World Green Building Council, con presencia en más de 100 países.

Poner el empleado en el centro del diseño de la oficina significa que las divisiones de la oficina deben buscar la conectividad entre los y las miembros del equipo y al mismo tiempo respetar el trabajo individual. Más que paredes hasta el techo, las divisorias pueden ser los mismos muebles, mamparas o incluso plantas. Podemos distinguir tres tipos de espacio: la persona debe tener un punto de trabajo individual, donde se le respete la intimidad y tranquilidad; espacios para el encuentro casual, como una cafetería o una zona de descanso; y el espacio para el trabajo en equipo, a poder ser diferente de la sala de reuniones formal para la red de clientes.

Las oficinas luminosas son una forma de motivar a nuestro equipo de trabajo. La luz, y aún más la solar, aporta energía, y por eso recomendamos concebir el diseño de la oficina con espacios luminosos a partir del uso de materiales claros o translúcidos como el cristal, maderas blancas o mamparas. Si el local dispone de ventanas, deberemos disponer cerca los puntos de trabajo, y con más motivo si hay vistas a un entorno natural. Vas a favorecer el descanso y la recuperación de la concentración.

Una correcta gestión ambiental también aumentará la motivación del equipo de trabajo. En este caso, está demostrado que la mejora de la calidad del aire en espacios interiores se puede traducir en incrementos de la productividad de entre un 8 y un 11%. Además, el bienestar térmico también puede influir en la satisfacción con el entorno laboral. Finalmente, debemos tener presente que la oficina es el principal espacio corporativo de nuestro negocio y por lo tanto los colores y los elementos de decoración deben transmitir la personalidad de la empresa. No sólo comunicamos de cara a posibles clientes y proveedores sino que mejoraremos la vinculación afectiva con el equipo de trabajo.