Consejos para reformar un local comercial

Tanto como si somos los propietarios como los inquilinos, hay algunos consejos que debemos tener en cuenta a la hora de reformar el local comercial donde instalaremos nuestro negocio. Lógicamente son importantes la situación del local, el tráfico de personas o el tipo de público de la zona, pero en este post nos centraremos en los tips imprescindibles que deberemos considerar a la hora de reformarlo.

Bien cubiertos legalmente. A la hora de reformar un local comercial hay una serie de procedimientos normativos que se deben cumplir y que vienen dictados por las administraciones. Lo más recomendable es que deleguemos en un estudio de arquitectura la gestión de todo el proyecto; estos profesionales se encargan de todos los permisos y licencias necesarios para desarrollarlo, además de acompañarnos de todo el proceso de diseño e interiorismo hasta que tengamos la reforma terminada. 

La estructura es la que es. El diseño de la reforma del local deberá tener en cuenta elementos estructurales que no se pueden modificar y que condicionarán buena parte de la organización de los espacios, como los techos, los muros de carga, los pilares o los bajantes. Por suerte hay muchas soluciones arquitectónicas y de interiorismo para conseguir que no sean un impedimento. 

Electricidad, aislamiento y ventilación. Hace falta revisar la instalación eléctrica y de climatización -si es que no debemos instalarla de nuevo-, prever la potencia a contratar y la ubicación de los puntos de luz. Todos los locales comerciales deben cumplir una normativa de insonorización, y este punto también se deberá considerar a la hora de decidir los materiales a utilizar en la reforma. La normativa de ventilación y protección antiincendios también detallarán algunos puntos de obligado cumplimiento.

Una inversión que perdure. La reforma del local comercial será clave para el futuro de nuestro negocio. Debe tener una buena apariencia y llamar la atención. La fachada, los escaparates, los circuitos de entrada y salida y la versatilidad del espacio, que conseguiremos también con el mobiliario, son elementos que debemos tener en cuenta. No menos importantes son la elección de los suelos -se suelen recomendar los laminados, vinílicos o de microcemento -el revestimiento de de las paredes y los acabados del techo. Los tonos de las pinturas y la iluminación proporcionarán la temperatura ambiental que le daremos al espacio..